thaly

Cómo se mueve el mundo y ¿hacia dónde va Paraguay?

Thaly Mora

Directora de la Agencia Kumanda

En Paraguay tenemos Uber (utilizado en 77 países) y Muv. En otros países Lyft, Cabify, Ola Cabs. En algunos países conviven y se usan hasta 5 aplicaciones como es el caso de México, la competencia hace que la calidad del servicio mejore para los ciudadanos. Tanto en Paraguay como en Brasil y Argentina, se generaron importantes protestas masivas de taxistas alegando competencia desleal. Este es también nuestro caso con la protesta violenta llevada a cabo y el clima de zozobra que genera a toda la ciudadanía que debe movilizarse diariamente.

El 10 de mayo de este año, Uber se lanza a la bolsa en Wall Street en lo que es la mayor salida a bolsa de una tecnológica desde que lo hiciera Facebook en 2012. Un precio de 45 dólares la acción, lo que sitúa la compañía en una valoración de 82.000 millones de dólares.

La gigante norteamericana fundada hace 10 años en cada país se rige de diferentes maneras y con sus propias reglas, cada una exigiendo en negociaciones lo que considera más justo dado que es finalmente un servicio de transporte para la ciudadanía.

En Paraguay ya se trató el tema en la Junta Municipal y ya establecen algunas regulaciones para que se oficialice el uso de las plataformas de transporte como Uber o Muv y no existen hoy prohibiciones al respecto como si se dio en otros lugares del mundo.

Revisamos la experiencia internacional y esto fue lo que nos encontramos.

El caso de Ciudad de México: Este fue el primero de América en regularizar la situación de Uber. Aunque no por la vía parlamentaria, sino que a partir de una especie de “decreto” gubernamental del distrito del DF. En este, se definió que las aplicaciones como Uber deberán cumplir con las siguientes exigencias:

– Los conductores deben contar con licencias profesionales para transitar y se tienen que someter a pruebas psicológicas.

– La compañía tiene que pagar al estado el 2% de lo que recaude. Ese dinero es destinado a hacer mejoras en el sistema de transporte del distrito.

– También, la empresa está obligada a pagar un derecho de circulación de alrededor de US$ 300 (Gs. 1.800.000). Eso sí, el pago se hace solo una vez.

– Los conductores deben tener un permiso anual de circulación, cuyo valor bordea los US$ 100 (Gs. 600.000).

– Los vehículos que circulen deben tener aire acondicionado y estar valuados en, por lo menos, US$ 12.600 (Gs. 70.560.000).

Lo que ocurrió en Indonesia

En Indonesia fueron más allá y se metieron en asuntos como el número de la flota que puede circular según la zona y el rango de precios que pueden cobrar. Se le exigió a Uber (y las compañías de transporte similar) que:

– Sus tarifas vayan desde un mínimo de 50 USD por kilómetro hasta un máximo de USD 87 por kilómetro en algunas regiones.

– Tengan un seguro de accidentes, contratado con una aseguradora estatal determinada.

– Los vehículos sean sometidos a un test de seguridad vial.

– Cumplan con la cuota que se estipulará para cada ciudad en términos de flota de vehículos (es decir, no podrán tener más de x autos funcionando en dichos lugares).

Amor y odio en España

Cuando Uber llegó a España en el 2014, no le fue muy bien. De hecho, los terminaron “echando”. Así que la compañía hizo su retorno magistral en el 2016 y de la mano de la VTC: una regulación española que fue actualizada para ese entonces y que determinó una serie de reglas para los “vehículos turismo con conductor” (que rige tanto para limusinas, choferes privados y servicios de transporte como el de Uber o Cabify).

Básicamente, toda la regularización de este servicio en España se somete a que los choferes deben tener una licencia VTC, lo que implica que deben:

– Pagarla. Se supone que su valor bordea los USD 5.570

– Limitarse. Por cada 30 licencias de taxi, solo puede existir una de VTC. Eso ha incurrido en que las licencias tipo VTC aumenten considerablemente de precio, considerando que son más “escasas” que las de los taxis. Así, ya es posible encontrar ofertas de estas a “dos” por 60 mil dólares, es decir Gs. 357.000.000.

En Chicago, Estados Unidos

Como en todas las partes del mundo, en Chicago también se vivió un extenso debate para ver qué hacer con estas plataformas. Incluso, estuvieron a punto de expulsar a Uber y Lyft del estado, pero al final salieron al paso con una serie de reglas que básicamente consisten en:

– Que los choferes realicen un curso online para adquirir una licencia de conducir especial, la que deberá ser renovada anualmente.

– No circular con vehículos que tengan más de seis años de antigüedad.

– Tener a simple vista un letrero que indique que pueden llamar al 311 para dejar sus quejas del servicio.

– Establecer una comisión de 40 centavos por viaje (Gs. 2.500 aprox.), dinero que se destinará a las arcas fiscales.

En Dinamarca. Dejó de funcionar en marzo de 2017 a tres años de su llegada a causa de una nueva ley que exigía a los servicios de transporte particulares la implementación de un taxímetro en todos sus vehículos.

En Hungría. Como le sucedió en otras partes, la presión de un lobby de taxistas derivó en la sanción de una norma que prohíbe a las firmas de transporte que operan a través de plataformas en línea.

Cabify solo está en España y Portugal, además de varios países latinoamericanos donde la regulación es más laxa y la primera vez que anunció que se va de un sitio fue en conjunto con Uber, en febrero de 2019 cuando anunciaron que retiran operaciones de la ciudad de Barcelona.

Uber, sin embargo, ha entrado en muchos países siguiendo la técnica del “mejor pedir perdón que pedir permiso”, saltándose la regulación y esperando a ver qué pasaba después. Una vez que conseguía calar, si la ciudad le echaba siempre podía recurrir al apoyo social, tanto entre usuarios como entre conductores que trabajaban para la firma.

Entre la lista de países y ciudades prohibidos también encontramos a Turquía, Brno, Bulgaria y potencialmente Londres en donde la autoridad de transporte londinense, Transport for London, anunció en septiembre de 2017 que no renovaría la licencia de operador de Uber. Esta vez no tuvo que ver con las protestas de los taxistas, sino con las malas prácticas corporativas de la compañía, acusada de usar software para espiar a los funcionarios que se subían a sus coches y de no cumplir con las normas de seguridad.

Uber recurrió y prometió mejorar. De momento, Londres le ha concedido una licencia temporal de 15 meses para demostrar que es verdad. Si no lo hace, podría ser expulsada de su mercado más grande en Europa.

Entonces encontramos que en algunos países se prohibió, en otros se reguló y se utilizó dentro de marcos regulatorios. En otros países y ciudades operan de forma ilegal, o aprovechando algunos vacíos legales para seguir operando.

¿Qué exigen hoy las plataformas para ser Uber o Muver en Paraguay?

En Uber • Ser mayor de 21 años • Licencia de conducir vigente • Cédula verde • Seguro Automotor Obligatorio vigente • Auto modelo 2007 en adelante. • Debe ser de 4 o 5 puertas • Lugar para equipaje • Aire acondicionado

En Muv 1 Vehículo propio o con autorización del titular. 2 Documentos al día. Cédula de Identidad. Registro de Conducir. 3 Antecedentes policiales (Máximo 6 meses de antigüedad) 4 Revisión de calidad del vehículo (Gratuita en el taller designado) 5 Seguro. Póliza (mínimamente) de Responsabilidad Civil.

¿Y en Paraguay? Protestas violentas hacen avanzar rápidamente esta conversación y negociación. Actualmente la junta municipal aprobó la ordenanza para regular las plataformas tecnológicas de MUV y Uber. El documento ahora pasa a consideración de la Intendencia, la misma establece algunas normas regulatorias como:

– Contar con un permiso otorgado por la Intendencia, que se dará por cada vehículo.

– Ninguna persona podrá ser titular de más de tres permisos afectados al servicio.

– Se podrá asignar viajes únicamente a los vehículos y conductores que cumplan con la ordenanza y su reglamentación.

– No se podrá despachar viajes por más de ocho horas corridas a un conductor ni más de 12 horas fraccionadas en un mismo día.

– Se acuerdan sanciones, que consisten en multas graduales según la falta cometida en caso de incumplir con la normativa y su reglamento.

-Se contempla la suspensión o baja definitiva de conductores en caso de reincidencia. Las sanciones también podrán ser impuestas a las empresas dueñas de las plataformas.

Un montón de argumentos se alegan sobre los impuestos que evaden los taxistas, los costos de las paradas y la nula contribución de estos a la municipalidad, que nos da una coyuntura nuevamente diferente a la de cada país mencionado. La tecnología puede ayudar a mejorar la calidad de vida en las ciudades. Es necesario agregar estos marcos regulatorios que se están tratando para el correcto funcionamiento y la libre elección a la hora de movilizarse. Por lo mismo, sería ideal la mayor celeridad posible en la construcción de estas regulaciones, siempre buscando poner a las personas como eje central y a los ciudadanos como principales beneficiarios.

Comentarios