María Auxiliadora Encina Torres

Un emprendimiento tan noble, como el “Corazón de Mamá”

El primer centro de puericultura y crianza de Alto Paraná: Corazón de Mamá, preparando a las madres para el rol más importante. Los grandes emprendimientos están llenos de historias, de resistencia y desafíos, como es el caso Corazón de Mamá, emprendimiento socio plus de la Asociación de Emprendedores de Paraguay (Asepy). Surgió con el objetivo de ayudar a las madres antes, durante y después del nacimiento de sus bebés.

María Auxiliadora Encina Torres (41) es bioquímica de profesión y mamá a tiempo completo. En el 2011 creó Corazón de Mamá, el primer centro de puericultura y crianza de Alto Paraná. “Cuando nació mi segundo hijo tuve muchos problemas con la lactancia y no encontré profesionales que me pudieran guiar. Así surgió la idea de acompañar a las embarazadas antes, durante y después del alumbramiento”, relató.

María Auxiliadora contó que no dudó en viajar a Buenos Aires para estudiar puericultura por tres años, antes de iniciar este emprendimiento. Más tarde, en el 2018, obtuvo su mención como consultora internacional certificada en el International Board Certified Lactation Consultant (IBCLC), título que solo portan seis personas en el país. Foto 1 - Corazón de Mamá“Empezamos de forma independiente en un sanatorio privado con una ginecóloga y una pediatra, luego fuimos incorporando más profesionales. Desde entonces crecimos sostenidamente, incluso, llegamos a estar en cuatro sanatorios al mismo tiempo”, sostuvo María Auxiliadora.

Durante los primeros años, Corazón de Mamá se posicionó en esa zona del país como el único aliado para muchas madres, ya que en ese momento no existían profesionales de esta rama. “Inspiramos a mucha gente y nuestro trabajo tuvo un alcance muy grande, tanto que otras instituciones empezaron a ofrecer también este tipo de asistencia”.

El 2020 fue la prueba de fuego para muchos emprendedores que debieron cerrar sus balances con saldo negativo como consecuencia de la pandemia. Corazón de Mamá no fue la excepción, sin embargo,  fue una oportunidad para independizarse de los sanatorios, abriendo así su propio centro y formando un equipo multidisciplinario compuesto por psicólogos, fisioterapeutas, nutricionistas, oftalmólogos, pediatras, entre otros profesionales.

“Atiendo de tres formas, en el puerperio inmediato, en sala de internados (donde se encuentran las madres cuyos bebés son prematuros o presentan alguna patología) y a domicilio, un pedido que creció mucho, sobre todo en pandemia”, expresó.

Las mujeres también pueden tomar talleres para la preparación del nacimiento e ingreso a quirófano, realizarse tratamientos como drenaje linfático o masajes y asistir a clases de pilates prenatal y posparto, taller de lactancia y crianza, entre otros. María Auxiliadora Encina Torres

Finalmente, la bioquímica reveló que el secreto para resistir a estos duros meses fue “nunca decir no puedo” y alentó a todos aquellos emprendedores a no rendirse. “La palabra ‘no’ debe ser excluida del diccionario, está prohibido rendirse, siempre hay una salida para todo y no se debe perder la esperanza, viviendo un día a la vez”, concluyó María Auxiliadora Encina Torres.

Comentarios